Sabía de tus disfraces de febrero
pero llegué en tren de invierno,
a destiempo,
quedé atrapada
en tu valle descolorido
algo asfixiada
y somnolienta
delirante de poemas
intercalando
precarias realidades
en cada esquina,
a tu paso,
cerca de las montañas
sin viento.